martes, 30 de octubre de 2012

El gandurrio en el siglo XIII

                                 



         Ésta es la segunda aparición de este instrumento casi mitológico y extraordinario. Esta vez voy a contaros lo que pudo ser pero no fue.
La historia de las guitarras “slide” en las que las notas se obtienen deslizando un objeto de metal o cristal sobre la cuerda es reciente: se produjo hace poco menos de un siglo en Norteamérica, aunque hay antecedentes africanos mucho más antiguos.

          Mi interrogante es por qué no existieron esta clase de instrumentos en Occidente cuando es uno de los instrumentos de cuerdas más fáciles de construir y tocar. Es simplemente un cajón con cuerdas metálicas sobre el que deslizar un metal pulido.

     Así que voy a aventurarme a insertarlo en la historia de nuestros instrumentos occidentales. Para ello me voy a remontar al siglo XIII, a la corte de Alfonso X “el Sabio“. Este hombre tiene un cráter lunar a su nombre, denominado “Alphonsus”. Fue rey de Castilla, y además de guerrear contra mucha gente, incluyendo su hijo, también tuvo interés en promocionar las artes y las ciencias. Para ello fundó la escuela de traducción de Toledo, donde sabios latinos, hebreos e islámicos trabajaban juntos.

      Esto se trasladó a la música en la obra “Cantigas de Santa María“, donde recoge letra y música de cancines con temática mariana. Además incluye numerosa iconografía de los músicos con sus instrumentos. Gracias a su calidad, estos dibujos nos permiten conocer los instrumentos que se utilizaban en la época y reconstruirlos. Es posible que muchos de estos instrumentos perteneciesen a culturas distintas (latina, hebrea e islámica) y que dicho encuentro fomentase la difusión de los instrumentos árabes por toda Europa. Entre estos instrumentos hay una rica variedad de cuerda: laúdes, arpas, cítaras, salterios, rabeles, vihuelas, guitarras, etc.

        Nos vamos a centrar en el salterio, que se compone de una caja de resonancia plana de diversas formas, sobre la que se tensan varias cuerdas que se tocan con los dedos, púas o golpeándolos con un palo o macillo.
Los salterios más sobrios, con pocas cuerdas y afinadas en la misma nota o quintas y octavas, normalmente se utilizaban como instrumento rítmico y nota pedal para cantar, recitar o salmodiar.

      En España quedan ejemplos de este tipo de salterio: el tambor de cuerdas, ttun-ttun en el País Vasco y chicoten en Asturias, también se utiliza en Francia. Se toca en acompañamiento de una flauta de tres agujeros. En el resto de España se cambia este instrumento por un tambor o tamboril.


     Es aquí donde introducimos el gandurrio, que consistiría en un salterio de 4 cuerdas pulsado con una mano mientras la otra puede cambiar la afinación de las cuerdas mediante una pieza de metal pulido o cristal. Esto permite que con pocas cuerdas se puedan tocar todas las notas cromáticas.
Así que veamos algún ejemplo del gandurrio en acción por cantigas de Alfonso X "el Sabio".


                   Cantiga nº10 Rosas das rosas



                    Cantiga nº 100 Strela do dia.




        No obstante, aún en la hipotética situación de que el gandurrio hubiese aparecido en la corte de Alfonso X, este instrumento tendría sus días contados en Europa. La guerra en la Península Ibérica contra los musulmanes, y la posterior represión padecida por todo lo islámico. En una Europa feudo de la iglesia católica sería impensable el éxito de un instrumento de afinación libre y con los glisandos forzosos que hay que producir para ir de una nota a otra.